CARACAS, Venezuela (ViaNews) – La crisis de Venezuela continúa creciendo rápidamente y nadie parece poder detenerla.

Después de los últimos años de protestas fracasadas y una variedad de intentos de negociación fallidos con el gobierno, el rechazo hacia la MUD (Mesa de la Unidad Democrática) se ha intensificado rápidamente.

La coalición está profundamente fracturada por el enfrentamiento de puntos de vista dentro de ella, especialmente después de las quejas por fraude en las elecciones regionales del año pasado, y aún más con el dilema de participar, o no, en las pasadas elecciones presidenciales. Eso ha causado que muchos ciudadanos rechacen la clase política actual. No se sienten representados por la MUD o ​​el gobierno, lo que ha provocado el surgimiento de muchas organizaciones alternativas.

Una de estas organizaciones es Rumbo Libertad.

Se definen a sí mismos como un movimiento político libertario venezolano al servicio de la Resistencia venezolana. Está formado por jóvenes profesionales y estudiantes venezolanos fundados en «valores venezolanos y occidentales» y su principal objetivo es liberar a Venezuela del «régimen comunista de Nicolás Maduro».

Dicen que son atípicos en la escena política venezolana porque «no estan aliados con la MUD o ​​el gobierno chavista ya que ambos son parte del mismo sistema que quiere esclavizar a los venezolanos». Su estrategia de desobediencia civil los lleva a participar en política desde el exterior del sistema político de Venezuela.

Sus líderes han sido perseguidos por el gobierno venezolano, hasta el punto en que «el régimen solicitó un código rojo a la Interpol contra algunos de ellos, a pesar de que la petición fue rechazada». Uno de los líderes del movimiento es Rafael Valera, quien habló en exclusiva con VIA News sobre el presente y el futuro de Venezuela.

Rafael tiene 21 años, actualmente reside en São Paulo, Brasil y es el Director de Propaganda de Rumbo Libertad. Se ha reunido con muchas autoridades importantes de América Latina y figuras políticas como el ex presidente colombiano, Andrés Pastrana, y el actual candidato presidencial brasileño, Jair Bolsonaro, que representa al movimiento. Con su estilo agudo, directo -quizás demasiado directo-, respondió a muchas preguntas a VIA News sin elegantes palabras o con la menor consideración hacia la clase política venezolana.

Edgar Beltrán: La oposición y la resistencia dijeron que el 20 de mayo (el día de las elecciones presidenciales en Venezuela) iba a ser el comienzo de la rebelión de Venezuela. Hubo un llamado exitoso para que la gente no vote, pero ahora todo parece igual o incluso peor. ¿Que pasó?

Rafael Valera: Bueno, en realidad había dos mensajes diferentes y, por lo tanto, dos estrategias diferentes.

En una estrategia, MUD (Nota del escritor: MUD es la mayor coalición de organizaciones de oposición de Venezuela) pidió la abstención, ya que se veían a sí mismos en dificultades debido a la posición que asumió la comunidad internacional. Muchos países dijeron hace meses que no importaba quién ganara, todavía no reconocerían el resultado de las elecciones. Básicamente, el MUD acabó por decir a la gente para «quedarse en casa».

En otra estrategia, la resistencia apelló a un boicot. Siguiendo la misma estrategia del 30 de julio del año pasado (Nota del escritor: ese día los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente fueron elegidos bajo denuncias de fraude e ilegitimidad), se evitó la instalación de muchos centros electorales, hubo protestas en muchas partes del país e incluso material electoral fue destruida. El resultado fue que la comunidad internacional rechazó la Asamblea Constituyente venezolana. En este tema también repudiamos las elecciones, exigimos más sanciones contra los altos funcionarios del régimen, más organización en grupos locales para continuar deslegitimando a la narco-dictadura para acelerar la configuración de un gobierno de transición.

Señala hacia un gobierno de transición, ¿cuál sería el siguiente paso?

Actualmente, debe de ser definido y jurado. Después, debe ser reconocido por la comunidad internacional, cuyos elementos más prominentes están dispuestos a hacerlo. En seguida, el paso más importante es la liberación. Su objetivo principal es reconquistar el territorio venezolano y abrir el canal humanitario.

¿Cómo construiría la viabilidad y la legitimidad de ese gobierno de transición? ¿Sería una estructura de estado paralela? ¿Está la comunidad internacional dispuesta a reconocerlo?

Sí, sería una estructura estatal paralela para trabajar en los asuntos más importantes e inmediatos, como el canal humanitario y la diplomacia. Lo digo de nuevo: la comunidad internacional está dispuesta a reconocer al nuevo gobierno de transición por una diversidad de factores. El régimen está deslegitimado dentro y fuera de Venezuela, lo que provoca un vacío de poder donde la estabilidad está en juego.

Segundo, hoy hay fuerzas políticas que tienen la presencia y las herramientas necesarias para articular un nuevo gobierno de transición. Y tercero, la comunidad internacional La propia comunidad lo está promoviendo, lo que significa que no es una idea aislada y aleatoria, sino algo respaldado y bien pensado. La OEA, el gobierno de los Estados Unidos y las Naciones Unidas se han mostrado totalmente dispuestos a aceptar la idea. Para nosotros, es importante que este gobierno se construya seriamente y esté en la cúspide de la complejidad de la situación. Por eso, en Rumbo Libertad hemos propuesto Renacer (Rebirth), nuestra propuesta de transición, cuya segunda edición se publicará en los próximos días.

Aborda los puntos más importantes para volver a estabilizar el país.

¿Dónde se encuentra el MUD en todo esto? ¿Llegarías a algún tipo de acuerdo? MUD es un factor político relevante; no puede ser ignorado así.

Te digo: no habrá negociación con ellos. A pesar de su existencia, a pesar de su presencia, han tomado la posición de salvar el sistema actual. Han rechazado todas las acciones patrióticas e incluso han hecho contrapropaganda contra ellos. Su agenda es repetir las elecciones cuando, en realidad, lo que debemos hacer es formar un gobierno de transición y consolidar la conquista del poder político. En ese sentido, un acuerdo con aquellos que quieren salvar a Maduro no existe, y no existirá.

¿Acabar con el sectarismo no sería contraproducente? ¿No estaría repitiendo los errores del pasado? La popularidad de MUD ha disminuido, pero todavía representan una parte importante de la población.

¡Por el contrario! Significaría aprender de los errores del pasado. Tuvieron veinte años para tomar el poder, y se han dedicado a oxigenar el régimen dentro y fuera del país con mesas redondas, intentos de neutralizar las sanciones y muchas otras acciones. Y aquí les responderé sobre el sectarismo: Venezuela no necesita una unidad donde la gente limite a callarse y obedecer, donde tenemos que mirar para otro lado. Venezuela necesita la unión de esfuerzos patrióticos de diferentes partes de la población que realmente quieren resolver los problemas del país, que realmente quieren quitarles el poder a los narcos, y esto solo se puede lograr con personas honestas totalmente ajenas a la clase política de hoy.

La administración de Trump ha dado a la situación de Venezuela un lugar vital en su agenda geopolítica. Para muchos, las declaraciones de diferentes altos funcionarios sobre Venezuela son el preludio de una intervención inminente. Que crees sobre eso?

La intervención bajo el esquema clásico es poco probable, ya que supondría un crecimiento aún mayor del conflicto, e implicaría hacerlo aún más complejo. La administración de Trump ha sido aguda y lista en su política venezolana. Incluso si importantes funcionarios han dicho que no han descartado ninguna opción, es más probable que el apoyo que brinden se limite a esfuerzos diplomáticos y logísticos para consolidar el canal humanitario y presionar al régimen.

Rafael Valera, líder del movimiento político venezolano Rumbo Libertad. Foto de: ViaNews.
Rafael Valera, líder del movimiento político venezolano Rumbo Libertad. Foto de: ViaNews.

Son sanciones económicas y presiones en organizaciones internacionales como la OEA realmente efectiva? El caso cubano da pocas esperanzas en este escenario. ¿Venezuela no terminaría aún más aislada?

La presión internacional es específica en los objetivos y el tema al que se dirige. Para entenderlo no podemos verlo como una política que pretende ir en contra del régimen salvajemente. Estas medidas buscan desintegrar su legitimidad y sus fuentes de sostenibilidad. Si la narco-dictadura (que se sostiene financieramente con el narcotráfico) recibe sanciones económicas, su dinero se congela y sus operaciones son saboteadas, por lo que enfrentará graves dificultades para comprar más armas, material de represión, sustento a sus guerrillas (los colectivos armados) y etc. Por lo tanto, se debilitará. Por otro lado, la presión internacional busca que el repudio del régimen sea tangible y que no permanezca en meras conversaciones y declaraciones sin ninguna importancia. El objetivo es consolidar el repudio del régimen para dar paso a un gobierno de transición que, una vez que se lo reconozca, cuente con el apoyo del mundo libre.

Habláis a fondo sobre un gobierno de transición, pero antes de eso, Nicolás Maduro tendría que dejar el poder. ¿Cómo sería eso?

Maduro no tendría que dejar el poder primero, necesariamente. Por ejemplo, tenemos la experiencia polaca. Bajo la ocupación alemana y soviética, el Estado Secreto polaco funcionó al mismo tiempo en Londres y fue totalmente reconocido como la continuación de la República de Polonia, mientras que la Resistencia polaca liberó el territorio de la invasión nazi y comunista. En este sentido, el gobierno de transición en Venezuela podría operar perfectamente desde dentro y fuera del país, mientras que la Resistencia comenzaría el proceso de independencia.

¿Y cómo sería este proceso de independencia?

Es un proceso que implica la unión ya existente entre la Resistencia civil y el ejército patriótico. El objetivo es recuperar el territorio hasta que el régimen se rinda. Esta no será una acción aislada, ya que en todos los territorios liberados de la narco-dictadura, el canal humanitario se consolidará para proporcionar los bienes necesarios para el pueblo. La independencia trae consigo el inicio de la reestabilización venezolana, al menos en sus problemas más inmediatos.

¿Cuáles son las propuestas económicas de Rumbo Libertad?

En Renacer hemos propuesto muchas medidas que apuntan a la reestabilización y refundación de nuestro sistema económico dirigido a lograr un sistema fuerte del mercado libre. Por ejemplo, necesitamos controlar la emisión monetaria masiva para controlar la inflación, y se debe hacer cumplir una fuerte prohibición de la monetización del déficit fiscal. Queremos desbloquear el mercado financiero nacional, dando libertad a las instituciones financieras para generar sus propios instrumentos financieros. Proponemos la eliminación total del control de cambio y la creación de una nueva moneda vinculada al valor en dólares. Coexistiría con el Bolívar (nota del escritor: moneda actual de Venezuela) hasta que los precios relativos se ajusten.

¿Qué viene ahora para Venezuela?

Un proceso complejo y arduo vendrá, pero será increíblemente positivo porque la restitución de la República de Venezuela y su independencia del comunismo solo está comenzando. En los meses siguientes, la Fe, el patriotismo y sus convicciones en Venezuela serán nuevamente enjuiciados, y sé que saldrán victoriosos de esta lucha, porque el mundo está de nuestro lado y tenemos todas las herramientas para obtener la Libertad. Dios nos ha puesto en la primera línea de una dura batalla y hemos crecido en Fe en medio de la adversidad para ser más fuertes y capaces de revivir a Venezuela. Confío profundamente en los venezolanos, en los que liderarán la República y en todos los venezolanos que luchan por una nación libre.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here