SANTO DOMINGO, República Dominicana (ViaNews) – Robin Bernstein será la segunda mujer en ocupar el cargo de Embajadora en la República Dominicana después de la Embajadora Donna Hrinac (1994-1997).
Antes de asumir el cargo, Bernstein fue debidamente juramentada ante el Congreso de los EE. UU. Ella llegó a Santo Domingo el 30 de agosto de 2018.

Robin Bernstein sustituye al embajador de los Estados Unidos por el gobierno de Obama, el Sr. James Wally Brewster, conocído por ser un controversial defensor de la comunidad LGBT.

Según el diario dominicano, Diario Libre, Robin Bernstein dijo que «a lo largo de los años, la República Dominicana ha enfrentado muchas amenazas a la salud de la sociedad civil. Si soy confirmada como Embajadora, prometo continuar promoviendo políticas que beneficien los derechos humanos, refuercen las instituciones democráticas y combatan la corrupción.

Robin Bernstein hizo una declaración que podría resultarle difícil de justificar en el futuro cuando dijo, según el diario dominicano Dominican Today, «si se me confirma, trabajaré para que se respeten los derechos de los descendientes de haitianos afectados por el fallo de la Corte Constitucional de 2013». «El periódico añadió:» La declaración de Robin Bernstein probablemente enfrentará una reacción negativa en un país que recientemente ha iniciado una ofensiva contra la creciente ola de extranjeros indocumentados, en su mayoría haitianos «.

Muchos descendientes de haitianos quedaron como «apátridas» cuando el Tribunal Constitucional estableció que los extranjeros nacidos de padres transitoriamente en la República Dominicana no tienen derecho a la ciudadanía dominicana. Contrariamente la Corte Constitucional apoya el «Jus Sanguinis» (derecho de sangre), el principio de la ley de nacionalidad por el cual se determina la ciudadanía al tener padres que son ciudadanos de un Estado. Por lo contrario, el derecho de ciudadanía llamado “Jus Loci” se distingue por designar el lugar de nacimiento como fuente de la ciudadanía y es el principio que el Tribunal Constitucional ha negado.

«Asumiré», agregó, «un rol muy activo en el trabajo con nuestra Embajada y su personal y trabajaremos con ellos para obtenerles un pasaporte «. Por ese esfuerzo, podría estar implicando que colaborará con el Embajador de Estados Unidos en Haití».

La Embajadora Bernstein hizo un comentario interesante sobre los derechos humanos cuando declaró sentir «gratitud» por cómo el pueblo dominicano mostró preocupación por el pueblo judío durante los años 40. Refiriéndose a la autorización del régimen de Trujillo en 1938, en la Conferencia de Evian, para un asentamiento de refugiados judíos en Sosúa, en la costa norte de la República Dominicana. El único país del mundo en otorgar tal autorización.

¿Quién es la Sra. Bernstein?

Bernstein es una mujer de negocios millonaria casada con el conocido empresario Richard Bernstein. Fue presidenta y directora de Richard S. Bernstein y Associate, Inc. desde 2004, y vicepresidente de Rizbur, Inc. desde 2002, ambas de West Palm Beach, Florida.
Ella actuó como jefa de los delegados republicanos en Tallahassee que confirmó los votos electorales a favor de Donald Trump en las elecciones de 2016.

La versión del Gobierno dominicano sobre la controversia haitiana

El periódico Dominican Today informa que la Embajadora Bernstein está entrando en «aguas turbias» debido al hecho de que la nacionalidad haitiana es un tema controvertido en la República Dominicana.
Hacer dicha declaración oficial al inicio de su misión podría inmiscuir a la Embajadora Bernstein en una controversia indeseable en la política dominicana actual. Este tema puede adquirir prominencia en medio de las críticas internacionales porque la República Dominicana ha sido acusada durante mucho tiempo de violar los derechos del pueblo haitiano que vive en la República Dominicana y seguramente surgirá dentro de los temas de las elecciones del año 2020.

La breve explicación del gobierno para esta situación (tomada de la página web oficial de la Presidencia) es que «cuando Danilo Medina asumió la Presidencia, solo 2 de cada 10 residentes extranjeros en el país eran residentes legales. El resto (8 de cada 10, en su mayoría haitianos), eran residentes ilegales sin documentos dominicanos para explicar o justificar su permanencia o presencia en nuestro país «.
La actitud oficial actual es que la nacionalidad de personas nacidas en la República Dominicana, hijos de padres extranjeros en situación migratoria irregular, con o sin documentación de estadía dominicana, se ven afectados por la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional que dictaminó que los hijos de extranjeros no tienen derecho a la ciudadanía dominicana.

El dictámen está aún vigente en la actualidad.

Estos temas están siendo discutidos por la comunidad internacional, por el momento el tema está decidido en la República Dominicana.

Los haitianos indocumentados están siendo deportados masivamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here