SANTO DOMINGO, República Dominicana (ViaNews) – En el estudio académico de las relaciones internacionales, el concepto de soberanía nacional se define como «la autoridad de un estado para gobernarse a sí mismo». Sin embargo, en el mundo real, ¿con qué frecuencia un estado soberano se somete a la voluntad de un estado más fuerte?

Poco después de asumir el cargo y presentarse ante el presidente Danilo Medina, Robin Bernstein, la nueva embajadora de los EE. UU. ha sido llamada a Washington para una «consulta» sobre el abandono por parte de los dominicanos de sus lazos con Taiwán para vincularse con China Popular.

Según el diario dominicano, Listín Diario, la actitud del Departamento de Estado ha originado una protesta de algunos analistas con referencia a la creciente presencia de China en América Latina y su afán de «poner en orden al gallinero».

Listin Diario informó asimismo que «la convocatoria de consultas de sus representantes por parte de Estados Unidos en Panamá, El Salvador y la República Dominicana sobre sus nuevos vínculos con China ha generado críticas y alarma entre algunos empresarios que temen que las relaciones económicas con América del Norte sean afectadas.

Desde la era del «gran garrote» (la política exterior del presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt), la actitud generalizada ha sido que los Estados Unidos perciben a Centro América como su «patio trasero». Esto se confirmó una vez más cuando los embajadores Robin Bernstein, de República Dominicana, Jean Manes, de El Salvador, y la encargada de asuntos, Roxanne Cabral, de Panamá, fueron llamados a «consultas» por parte del Departamento de Estado. Todos estos fueron vistos como apuntando hacia, en lenguaje diplomático, un regaño indirecto a los países involucrados por su acción hacia China.

El embajador de China en Panamá, Wei Qiang, expresando esto en Twitter: «Parece increíble cómo una potencia mundial pierda credibilidad lanzando querellas a quienes adoptan la misma política que ellos han estado persiguiendo durante casi 4 décadas. Un doble estándar y arrogancia en estado puro «.

Diario Libre informa que el Ministerio de Relaciones Exteriores chino dijo que la convocatoria de consultas estadounidenses a los embajadores en tres países que recientemente rompieron los lazos con Taiwán para establecerlos con China (Panamá, República Dominicana y El Salvador) es una actitud «irresponsable» que «daña la imagen» de Washington.
Panamá estableció relaciones diplomáticas con China en 2017, mientras que República Dominicana y El Salvador lo hicieron en mayo y agosto del mismo año. Costa Rica fue el primero, en 2007.

Asunto «Dos Chinas»: República de China (Taiwán) y República Popular de China

Es importante señalar la situación con respecto a Taiwán hacia la cual China supuestamente ha impuesto su propia voluntad al designarla como una provincia rebelde en una política de «todo o nada» hacia sus relaciones con otros países.

La BBC informa que «la lucha terminó en 1950, después de más de 20 años de lucha, pero en cierto sentido la guerra civil china aún no ha terminado. La razón es que China y Taiwán cada uno se considera a sí mismo como el heredero de la China legítima y unificada «.

Xi Jinping es oficialmente el presidente de la República Popular de China, y Tsai Ing-wen es el presidente de la República de China, también conocida como Taiwán, que es considerada por Beijing como una provincia renegada, pero aún es reconocida por veinte países en América Latina. América y el Caribe, África y Oceanía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here